Páginas vistas en total

lunes, 5 de noviembre de 2012

Los hermanos del pecado. Capituo 5 y Fin



-Primero tienes que soltarme-le dijo ella.
-No hasta que contestes. Tengo miedo a soltarte y que escapes de mi.
-Te prometo que no huiré de ti, pero necesito que me sueltes, me estas dejando sin aire, oppa.
Ante eso, él aflojo su abrazo, aunque sus manos aun descansaban en los brazos de ella, que quedó sorprendida por la increíble cara de dolor que este mostraba.
-Du...durante toda mi vida, te he visto como mi hermano-empezó a decir.-Es cierto que me di cuenta que no me parecía con nadie de la familia y eso me hizo desconfiar a veces, pero aun así te consideré como tal.
-Lamento muchísimo si en algún momento lo que te hice te causo dolor-dijo él rápidamente.
Ella asintió y siguió hablando.
-Aunque también es verdad que mi cuerpo reaccionaba a lo que me hacías y...no pensé en salir con otros chicos a pesar de aquellos que se han llegado a confesar.
Ante eso, este pareció molestarse un poco.
-¿Se te han confesado chicos?.
-Dejame terminar-. Y este cerró la boca.
No pudo evitar sonreír momentáneamente por el recién estrenado cambio de poder.
-No me gustaría tener que irme de aquí....-Y ya veía que el personaje de este sonreía.-Pero es obvio que necesitaré tiempo para hacerme a la idea de los cambios que han habido.
Y con esto, se vio envuelta en los brazos de este, que la cogió en peso y empezó a girar con ella, riendo mientras ella no pudo evitar sonreír con él.

Las ultimas escenas del drama que habían sido rodadas en exteriores se montaron después. Laura esperaba unos 3 meses después en un parque(o era el tiempo que aparecería en la serie), hasta que Shin Ho apareciera con una cesta con comida para montar un picnic.
La voz de ella en off anunciaba que su oppa había mejorado su actitud ahora que no tenía que temer la marcha de ella en cualquier momento, los vecinos se mostraron relajados cuando este les dijo que ella ya sabía la verdad y poco después felices cuando supieron que ellos dos estaban saliendo.
-Lo único complicado de explicar a nuestros hijos sera que sus padres tienen los mismos abuelos. No tengo necesidad de buscar a mis padres biológicos. Oppa es la única familia que necesito. Del mismo modo que yo soy lo único que él necesita-se oiría mientras se vería a los dos en un parque sentados en la hierba, jugando con la comida.
Y así acababa la serie.
Cuando el director les mostró el resultado final, todos aplaudieron y se felicitaron el trabajo unos a otros, comenzando a despedirse, felices con el trabajo realizado, pero tristes por tener que decirse adiós después del tiempo trascurrido juntos.
Laura intento no mirar hacia Kim, por que sabía que no podría evitar que se le escaparan las lágrimas, pero este fue más rápido y se coloco a su lado.
-¿Podríamos hablar un momento?-le preguntó.
Ella lo miro un segundo, asintió y comenzó a andar tras él, percatándose que nadie parecía haberse dado cuenta que ambos se estaban alejando juntos por primera vez desde que comenzaron a trabajar en la serie.
Cuando por fin se hallaron a solas en el camerino de este, Kim pareció ponerse nervioso y no atinaba a decir lo que parecía haber estado pensando.
-¿Me explicaras ahora por que durante todas las escenas de la serie me has tocado de ese modo?-se atrevió a preguntar ella al final.
Tenía miedo de no oír una buena respuesta,pero la curiosidad podía más que ella.
-¿De verdad no sabes por qué?-preguntó él a su vez, que pareció agradecido por que ella tomara la iniciativa de la conversación.
-No-alegó ella, intentando mantenerle la mirada lo más calmada que podía.-No lo sé. Nunca te has parado conmigo a hablar más allá de unos segundos fuera de los rodajes.
-Pensaba que sabias que me gustaste desde el primer momento que entraste a plató.¿O piensas que trato de la misma forma que a ti a todas las chicas con las que he trabajado?.
Que se lo dijera de aquel modo, como si fuera lo más natural del mundo, la dejo algo desconcertada. Esperaba que este dijera que solo había sido así para hacer el trabajo más realista o por que le daban calentones o por que en verdad se perdía completamente en su personaje.
Pero allí estaba Kim Hyun Joong, alegando con toda la naturalidad del mundo que le gustaba ella, una simple chica extranjera que quería tener una carrera como actriz.
-¿Acaso no esperabas oír eso?-le preguntó este, dando unos pasos hacia ella.
Pero Laura retrocedió instintivamente.
Su mente se hallaba apagada o fuera de cobertura,por que no conseguía formar algo coherente que decir y solo podía abrir y cerrar la boca como si fuera un pez fuera del agua.
-Eso...es....eso es imposible-consiguió murmurar al final, notando la puerta a su espalda.
Este se había acercado lo suficiente a ella para dejar descansar un brazo por encima de la cabeza de ella, apoyado también en la puerta.
-¿Soy el único que sintió algo en todo este tiempo?.
Su cara era serena, pero su voz sonó terriblemente triste cuando dijo eso y Laura rápidamente clavó los ojos en los suyos.
-¡No!.¡No es eso!.
-¿Entonces?.¿Cual es el problema?.
-Tú...eres una estrella y yo....solo soy una chica de fuera que quiere ser artista.
La sonrisa que este le dirigió fue lo más sexy que Laura recordaba haber visto alguna vez en su vida, y se inclinó sobre ella, posando sus labios sobre los de ella.
Al principio, solo los acarició, pero después su lengua le insistió para que abriera la boca.
Ella prácticamente accedió a su demanda inmediatamente mientras sus manos ascendían por la camiseta de este hasta quedar colgando en su cuello.
Las manos de Kim descansaron una en la espalda de ella, arqueando a Laura contra él, favoreciendo a hacer más profundo el beso, y la otra acabó en su trasero, masajeándolo y apretándola más contra su pelvis.
Pero finalmente, ambos tuvieron que hacer una pausa para tomar aire, aun con una amplia sonrisa luciéndose en el rostro de él.
-Si lo único que te preocupa es que yo soy una estrella, solo tenemos que hacer que tú seas otra.
Laura abrió la boca para alegar que eso no era tan fácil como él lo quería hacer sonar.
Pero un nuevo beso la silencio.
La mente perdida de ella acabó por perderse del todo.
Antes de darse cuenta,él había hecho desaparecer su camiseta y ella le estaba desabrochando la suya, disfrutando el espectáculo de su cuerpo que no se había permitido admirar durante el rodaje.
-Me alegra ver que te agrada lo que ves-comentó este, aun con una sexy sonrisa en los labios, con lo que ella no pudo resistirse y acabó besándolo.
-Es imposible que no me gustara algo que viniera de ti.
No sabía de donde había sacado el valor de decir eso, casi lo había sentido como si la voz fuera de otra persona, pero fue más que suficiente para encender del todo a Kim, que se deshizo de los pantalones de ella con la misma rapidez con la que hizo desaparecer la camiseta.
Observó la lencería rosa suave que esta llevaba, que combinaba con su tono de piel, y soltó un gruñido de aprobación mientras llevaba ambas manos al trasero y la levantaba en el aire, indicándole que le rodeara la cintura con las piernas.
Los vaqueros de él creaban una fricción placentera en su zona baja mientras continuaban con el beso, pero ella prefería sentirlo solo a él, así que fue ella la que le desabrochó estos y se deshizo de ellos y su ropa interior.
Con trabajo, también consiguió deshacerse de la suya, sobretodo por que Kim había encontrado el cierre en la parte de delante del sujetador y había comenzado a llenarla de besos que Laura supo que pronto se convertirían en chupetones.
Al parecer, a este le gustaba marcarla de aquella forma, como informando a todos que era suya.
La primera embestida les arrancó un gemido profundo a ambos, aunque el de Kim quedó ahogado en los pechos de ella, y Laura se colocó de mejor modo para sentirlo aun más cerca.
Por un momento, temía que alguien que pasara por fuera los oyera, ya que ambos se encontraban contra la puerta del camerino, pero luego pensó que qué importaba eso.
Kim se le había confesado y después de ello, ella no pensaba apartarse de su lado. Su primera vez juntos había sido delante de las cámaras y le había dejado marcas en el cuello.
¿Qué importaba si alguien les oía?.
No pudo evitar dejar de gemir cuando este aceleró sus embistes mientras ella respondía apretándose a su alrededor, bajando la cabeza y fundiéndose con él en un beso violento, tomando ella la iniciativa del mismo mientras sentía como se acercaba al orgasmo.
Al llegar este, su gemido quedó ahogado en el interior de la boca de él, apretándose aun más a su alrededor al mismo tiempo que él no aguantaba más y culminaba en su interior.
Kim no podía mantenerse en pie y se fue arrastrando hasta al suelo hasta quedar sentado, con Laura sentada encima, aun notándolo dentro de ella, abrazada al cuello de él, disfrutando del olor a sudor y el olor característico de su piel.
-En la próxima serie....seremos pareja desde el principio-murmuró Kim, aun intentando recuperar el aliento.-No podría aguantar....estar demasiado tiempo....sin tocarte.
Lo que arrancó una risa a esta y le dejo unos besos en el cuello.
-Sabes que después de esto, no te voy a dejar solo ni un momento,¿verdad?-le preguntó ella.
-No esperaba menos de mi chica-dijo él, ondulando las caderas debajo de ella, arrancándole un pequeño gemido que la hizo humedecerse de nuevo.
-¿Ya estas listo?.
-¿Quieres comprobarlo?-le preguntó él a su vez mientras la tumbaba en el suelo y Laura no pudo evitar soltar una risa animada y juguetona momentos antes de que sus labios volvieran a juntarse.
Sin duda,le mejor decisión que había tomado en su vida había sido entrar a trabajar en aquella serie, conociendo el lado más pervertido de Kim Hyun Joong que nadie más que ella conocería nunca.


Fin del Fanfic.



Espero que a todos los que lo hayan leído les haya gustado y espero veros en los siguientes que ya estoy escribiendo.
Bye!!!!




jueves, 1 de noviembre de 2012

Los Hermanos del Pecado.Capitulo 4






La mano la sujetaba delicada, pero fuertemente por la muñeca.
Laura no pudo evitarlo, se volvió hacia Kim totalmente enfurecida, más con ella misma que con él, e intentó soltarse de un tirón, pero, incluso medio dormido, él parecía ser más fuerte.
-¿A donde crees que vas?-le preguntó, abriendo los ojos.
-¡¿Cómo hemos podido hacer esto?!-le soltó ella, notando como estaba entrando en pánico, pero sin poder evitarlo.
Kim se incorporó más en la cama, girándose hacia ella aun sin soltarle la muñeca.
-¿Cómo hemos podido hacer esto?-repitió él, entrecerrando los ojos.-Pues haciéndolo. Además, no finjas de este modo. Tú también lo querías, tú también lo has disfrutado.
Sin poder negarlo con palabras, Laura cogió una almohada y empezó a pegarle a Kim con todas sus fuerzas, dejando caer la sabana y mostrando el pecho, pero este rápidamente la cogió por las muñecas y la tapó con su cuerpo, tumbándola en la cama.
-¡¿Quieres quedarte quieta?!-le gritó este.
Pero ella seguía agitándose bajo él, intentando liberarse, presa de un ataque de pánico.
-¡¡¡¿Qué va a pasar si me quedo embarazada?!!!.¡¡¡NO PUEDE SER!!!.¡¡¡ESTO NO PUEDE ESTAR PASANDO!!!.¡¡¡ME NIEGO!!!.¡¡¡SUELTAME!!!.
-¿Qué te niegas?-le dijo este,sonando cabreado.
Le aprisionó las muñecas y la giró en la cama, colándose de nuevo entre sus piernas mientras ella no dejaba de intentar soltarse.
-Te recuerdo que has disfrutado de todo lo que te he hecho hasta ahora.¿Acaso puedes negarlo?-dijo rozando sus dedos por la zona aun húmeda de ella.
Pero cuando oyó como ella sollozaba, se detuvo.
-No puedo...tener un bebé ahora. No así, no aquí.
Kim acabó por soltarla y se alejó de ella, poniéndose de pie en la cama.
-Tú lloras por ello. Pero para mi eso seria el mayor regalo.
Laura abrió los ojos, de los que aun manaban lágrimas, con sorpresa, pero Kim ya había salido del cuarto.
-¡¡¡Corten!!!-gritó el director.
Y los sonidos de vítores se oían incluso dentro del plato cerrado.
-¡Es de las mejores escenas que he visto en mi vida!-gritaba el director. Y muchas gente más gritaba diciendo lo mismo.
Kim volvió a entrar en la habitación,la sacó de la cama dándole un albornoz que solo él sabía de donde había salido, y cogió las sábanas, haciéndolas una pelota entre sus manos.
-¡Qué alguien se deshaga de esto!. Estas sabanas son demasiado resbaladizas y casi fallamos en varios puntos-alegó.
Uno de los ayudantes entró, cogió estas y afirmó que iría a tirarlas en ese mismo instante.
Laura agradeció eso en silencio por que así su perdida solo quedaría entre ellos dos.
Aun así, quedaba el asunto del em....
Un momento. Laura se quedó un segundo congelada, cogiendo su ropa del suelo.
Ella estaba tomando la píldora. Había tenido problemas hormonales, así que el médico se las había tenido que recetar. Se había metido tanto en su personaje y en lo que este le estaba haciendo que se había olvidado por completo de algo tan básico.
Miró a Kim, avergonzada ante el hecho de que había perdido los nervios por algo que no podía ocurrir, pero este solo la estaba mirando de aquella forma tan intensa como solía hacer. Era como si aun se la estuviera comiendo con la mirada.
Ella estaba a punto de salir de allí,pero el director apareció, radiante de felicidad, casi sacandole una costilla a Kim cuando se acercó a este para felicitarle por su actuación dándole un manotazo en la espalda.
-Ahora solo queda la ultima parte del drama. Espero que todos estéis preparados.
Ambos asintieron.
-De acuerdo. Tenemos un par de días de descanso, así que quiero veros de nuevo frescos como una rosa. Descansad bien en estos días.
-Yo tengo que rodar un anuncio-dijo Kim, aun sin apartar los ojos de ella, que solo servia para ponerla cada vez más nerviosa.
Ante aquella mirada se sentía como si aun estuviera desnuda, por mucho que intentara taparse con el albornoz.
-De acuerdo-dijo el director.-Pero intenta no trabajar demasiado duro y descansa cuanto puedas. Los dos lucís bastante agotados. Debe ser que estos personajes absorben mucha energía.
Laura solo sonrió por que no se le ocurrió otra cosa, pero él asintió.
-Si. Realmente se siente como si ya nos hubiéramos fusionado con ellos,¿verdad?-le preguntó a ella.
-S..si-intentó no sonar nerviosa ni tímida ante la situación.-Es muy fácil perderte en el personaje.
El director solo sonreía y asentía feliz, pensando en lo bien que estaba quedando y el tipo de respuesta que tendría el publico.
Sin embargo, Kim se acercó a ella y le murmuró:
-Tengo que hablar contigo cuando acabemos esta serie.
Laura asintió con la cabeza, mirando el suelo sin atreverse a mirarlo a la cara.

Este no solo le había metido mano descaradamente durante todas las sesiones de trabajo, si no que había hecho el amor con ella en un plato cerrado con cámaras grabándolos por todas partes, pensó esta en su pequeño apartamento, escondiendo la cara en un cojín de los que tenía en el blanco sofá sobre el que estaba tumbada.
Si no fuera por la cámaras, jamas hubiera imaginado un mejor modo de tener su primera vez.
Kim Hyun Joong realmente sabía lo que hacia, donde tocar, como presionarla y cuando bajar el ritmo. Había jugado con ella como quería y a ella no le había quedado de otra más que pedir más, pensó sonrojada.
Al recordar los sucesos ocurridos, un exceso de calor le recorrió todo el cuerpo, con una de sus manos cerca ya de su pecho, pero entonces recordó las palabras de él:
``Solo puedes rozarte conmigo. No dejare que hagas nada tú sola,¿entendiste?´´.
No quería ni imaginar el castigo que le impondría si llegaba a enterarse que se había tocado pensando en él.
¿Castigo?. De repente se sintió como si fuera la sumisa de una relación de D&S (Dominación/Sumisión) y escondió más la cabeza en el cojín.
La pequeña mesa que tenía junto al sofá estaba llena de revistas donde hablaban de la serie que pronto lanzarían al aire.
Aun no se acostumbraba a que su cara apareciera en las revistas.
Varias personas la había reconocido cuando andaba por la calle, pero en verdad se notaba la diferencia entre ella en la rueda de prensa(peinada,maquillada y vestida por profesionales) y ella normal vestida de calle.
Tenía que empezar a intentar arreglarse un poco más cuando fuera por la calle.
Después de terminar la serie, tendría que tener más cuidado con su aspecto, encontrar otros empleos y si las cosas iban bien, contratar a un mánager que la ayudara con los contratos.
Sin embargo, se sintió algo triste ante la idea de que pronto terminarían de rodar y que ya no vería a Kim más a no ser que se lo encontrara por los pasillos de la empresa.
Se dijo a si misma que no podía permitirse algo tan tonto como enamorarse de él, que aquello solo era trabajo y que este tenía los días contados.
Pero aun así pensó en las cosas que este le había hecho.
¿En serio todo eso solo había sido por el drama?.¡Era imposible!.....¿no?.
Soltó un hondo suspiro e hizo la cabeza para atrás hasta quedarse mirando el techo, deseando que los días de descanso se acabaran de una buena vez.

Después de los 2 días, volvían estar en plató.
La escena continuaría por donde se habían quedado.
Laura tendría que ir a su cuarto vistiendo una camisa de Kim que había dejado en el suelo e ir a su cuarto aun sollozando, recoger su ropa y meter todo lo posible en una maleta antes de que el hermano volviera a casa, escapando de allí.
Eso fue sencillo. Tenía la capacidad de llorar siempre que lo creía necesario, así que el recoger su ropa y ponerse algo decente antes de salir de allí fue un valle de lágrimas y sollozos.
El problema fue cuando se fundió del todo con su personaje al ver entrar por la puerta a Kim cuando ella había estado a punto de salir con la maleta detrás de ella.
Ambos se miraron sorprendidos durante unos instantes, pero la expresión de él pronto se ensombreció.
-¿Pensabas irte a algún lado?-le dijo este, acercándose a ella amenazadoramente.
-Ten...tengo que...irme de aquí-dijo ella, retrocediendo al mismo que soltaba la maleta y esta hacia un ruido sordo al chocar con el suelo.-Lo que me hi....lo que hicimos...no se puede repetir.
-¿Y se puede saber por que no?. Los dos somos libres de hacer lo que queramos entre estas paredes. Nadie puede molestarnos aquí-dijo este, extendiendo un brazo hacia ella, pero Laura retrocedió.
-Lo que hicimos fue una aberración, algo que jamás se podrá repetir. Si realmente fuera valiente, me hubiera matado por ….eso, pero no lo soy. Dejame irme.
El enfado en este se hizo más patente.
-¿Aberración?. ¿Llamas a lo que hicimos aberración?. Pensaba que era una muestra de amor.
-¡FUE UNA ABERRACIÓN, ALGO QUE JAMÁS DEBIÓ DE PASAR!-gritó ella, dejando que unas lágrimas corrieran por sus mejillas.-Papá y mamá...se moriría de nuevo...si supieran lo que....hicimos.
Este la agarró del brazo y la llevó de nuevo a la habitación.
Su personaje tenía que pensar que la llevaba a repetir lo ocurrido, así que luchó por soltarse. Pero en vez de eso, él le dio una carta.
Esta explicaba de puño y letra de sus padres que ella no era hija legitima. Fue encontraba en el portal de la casa familiar cuando apenas era un bebé, pero ellos la adoptaron y dijeron a todo el mundo que era legitima.
Los vecinos, claro esta, sabían la verdad,pero también guardaron el secreto incluso cuando sus padres fallecieron en el accidente de tráfico. Algunos incluso bromeaban sobre lo mucho que se parecían los dos hermanos.
Laura se dejo caer de rodillas al suelo, como si el hecho de saber la verdad fuera demasiado para ella.
Ya se habían dado pistas sobre ello durante todo el drama, así que la mayoría de los espectadores ya habrían llegado a esa conclusión hacia tiempo. Era una forma de meter al espectador en lo que ocurría en la serie y que se animara a verla.
-¿De...desde cuando lo sabias?-le pregunto a Shin Ho, sin mirarlo, aun haciendo como que releía la carta,que en verdad era un simple papel en blanco.
-Desde siempre en verdad. Tenía casi 6 años cuando te encontramos llorando en la puerta. Sin embargo, nuestros padres no querían que lo supieras a no ser que fuera necesario.
-¿Y....nunca me lo dijiste?.¿Por qué?.¡Me hacías esas cosas sabiendo que no nos unía la sangre y me dejaste en la ignorancia!.¡¿POR QUÉ?!.
-Cuando murieron nuestros padres solo tenias 13 años y yo apenas era mayor de edad. Si se sabía que no eras mi hermana biológica, los asuntos sociales hubieran buscado a tus padres incluso mientras aun llorábamos a los nuestros. Luego...cuando tenias los 16...te vi haciéndote cada vez más hermosa y temía que si sabias la verdad, te marcharías de mi lado con cualquier tipo. Mientras que fuera ``tu hermano´´,tenia el derecho a retenerte conmigo.
Laura se puso en pie y fue decidida hacia el salón, con él corriendo detrás.
-¿A donde vas?-le preguntó Shin Ho, nervioso.
-Me voy de esta casa. He vivido rodeada de mentiras...¿y esperas que me quede aquí?.
Pero cuando hecho mano de la maleta, este la cogió por la muñeca y la volvio hacia él, apretándola contra su pecho con fuerza.
-No puedes dejarme. Eres lo primero y único que ha habido en mi vida desde siempre-le dijo este, con voz sollozante.
Lo hacia tan bien que Laura sintió como se le encogía el corazón dentro del pecho.
-No puedes esperar que acepte todo esto sin más-tuvo que decir ella, tratando de alejarlo.
Pero Kim no cejaba en su abrazo.
-No. No espero eso. Ni tampoco que me perdones ahora mismo por haberte tenido engañada. Pero quiero que entiendas por que lo hice y que no me odies. Quiero tenerte siempre a mi lado, durante el resto de mi vida.
El sonrojo que se extendió por toda ella ante esa frase fue mucho más que notable y ella agradeció que la cámara solo lo estuviera enfocando a él.
-¿Me permitirás la opción de redimirme por lo que hice?-le preguntó este, aun sin soltarla.


Continuará


viernes, 26 de octubre de 2012

Los hermanos del pecado.Capitulo 3




La temida ``zona cero´´ acababa de empezar y Laura ya sentía como le temblaban las rodillas mientras observaba como Kim Hyun Joong se acercaba a ella con pasos lentos y calmados, calma que se desmentían en su cara enfurecida y en sus puños apretados.
Pensaba si la mejor opción seria salir por la puerta y cortar la escena, pero el director no estaría contento con ello y lo más seguro seria que la obligaría a repetirla.
Sin embargo, ver como este se acercaba a ella con cara de pocos amigos tampoco la invitaba a hacer otra cosa.
Cuando ya los separaban unos pocos pasos, Kim Hyun Joong se detuvo y alzó un brazo hacia ella.
-Ven-fue todo lo que murmuro.
Pero ella lo sintió como una bala.
No tenía nada que hacer si echaba a correr,pero si iba con él...
No le quedó de otra más que alzar su mano y coger la que este le ofrecía, preparándose para cualquier cosa que este le fuera a hacer.
Como si esa fuera la señal, este comenzó a arrastrarla hasta su habitación, mucho más masculina y sin menos adornos que la de ella.
La lanzó en la cama con la suficiente fuerza para que ella rebotara un par de veces, soltando un pequeño grito asustado, mientras él se volvía y cerraba la puerta con llave, cortando cualquier posible intento de fuga.
Ella solo pudo mirarle con ojos asustados, como si un cervatillo se hubiera encontrado de frente con el cazador, al mismo tiempo que él se acercaba a la cama.
¿De verdad que al director le parecía bien como Hyun Joong desarrollaba las escenas?.
Era cierto que dentro de lo que pasaba, hacia lo que se esperaba y que conseguía volver al guion en el momento justo, pero, aun así...
Cuando este hizo intención de subirse a la cama, Laura no pudo evitar retroceder, asustada por la cara de este y por la extraña situación, sin saber bien que era lo que él había pensado hacerle.
-¿Tienes miedo de mi?-dijo Kim cuando notó que ella se echaba hacia atrás.-¿Acaso en algún momento te he hecho daño como para que me tengas miedo?.
Ella solo pudo negar, alegando que era verdad que él nunca le había hecho daño, pero...aun así...
-Esto no esta bien, oppa. Tenemos que pararlo, ahora.
-¿Por qué?-preguntó este con calma, sentado de rodillas ya en la cama.
-¿Por qué?-repitió ella, mirando al rededor, nerviosa.-Por que somos hermanos. Los hermanos no hacen estas cosas. Esto no esta bien. Es...es.... anti-natural-fue lo mejor que se le ocurrió alegar.
-Pero...¿y si yo te dijera que te quiero?.Entonces....¿así estaría bien?.
Lo dijo tan sumamente serio que Laura no pudo evitar que un escalofrió le recorriera toda la espalda.
-Aun así seguiría estando mal. Los hermanos no se pueden querer de la forma que tú quieres, oppa.
-¿Y por qué estaría mal?.¿Por lo que la gente dice?. A mi no me importa la gente, ni lo que piensen. Antes este tipo de cosas estaban bien vistas, eran algo natural. Y...¿ahora ya no?. No lo veo lógico- dijo, acercándose a ella lentamente.
Al mismo tiempo que ella seguía retrocediendo hasta la cabecera de la cama.
Sabía que llegaría un punto en que ya no podría retroceder más, pero aun así no podía evitar seguir haciéndolo, evitando lo inevitable.
-Deja de huir de mi-le dijo este, cogiendo la muñeca de ella momentos antes de que Laura pudiera retirarla, aun con expresión asustada.
Ya no había más lugares a los que huir y todo él ocupaba su campo de visión.
Cerró los ojos con fuerza cuando vio que se acercaba más, esperando que hiciera algún movimiento brusco para someterla de alguna forma, pero en vez de eso, sintió el dedo de él sobre sus labios, recorriéndolos de forma lenta, como si solo pudiera estar acariciándolos durante horas, amasando sus labios lentamente ante la tibieza de la yema de su dedo.
-¿Tanto temes este momento?-dijo Hyun Joong por lo bajo, en apenas un suspiro.-No tienes que preocuparte de nada. Tendré mucho cuidado.
``Permiteme que lo dude´´,pensó ella, recordando todas las veces que la había asaltado contra la pared o como la había sometido en el sofá.
Él siempre se había mostrado implacable cuando llegaba la hora de tocarla. ¿Por qué debía de pensar ahora lo contrario?.
-Nunca te ha tocado otro chico,¿verdad?-le murmuro este en el oído, que para la cámara debió de pasar como un simple beso en el oído. Y a ella no le quedo otro remedio que asentir.
Llevaba en Corea años, pero se había centrado en los estudios y en conseguir abrirse un hueco en el mundo del espectáculo, así que eso de salir con chicos o simplemente buscar pareja había quedado relegado a un último puesto en su ranking de cosas por hacer.
Sintió la sonrisa de este ante eso en el cuello, el cual ya le estaba besando con delicadeza.
-Bien. No esperaba menos de ti-le volvio a murmurar contra su piel, hecho que hizo que esta se erizara.
El contacto del cálido aliento de este con su piel estaba empezando a sentirse muy bien. Además, a parte de rozarle la piel con los labios, sus manos descansaban sobre las de ella, sin intentar nada más por el momento, lo que hacia parecer ese toque mucho más intimo.
Sin darse cuenta, había empezado a relajarse contra él, pero cuando este la empujó suavemente sobre la cama hasta tenerla tendida sobre esta hizo que la rigidez volviera a su cuerpo.
Abrió los ojos, aun sin poder relajarse del todo, pero este simplemente le sonreía complacido, como si tenerla allí en ese momento fuera un especie de regalo.
Sin apartar los ojos de los suyos verdes, Kim empezó a desabotonar poco a poco la camisa de ella, acariciando lentamente cada porción de piel que quedaba al descubierto conforme avanzaba.
Laura intentó taparse el pecho con los brazos cuando la camisa quedó totalmente olvidada, pero Kim se inclinó y le beso el valle que tenía entre los pechos, cosa que hizo que se sonrojara aun más, pero se fuera relajando.
-Esta bien que recuerdes que el negro es mi color favorito-le murmuro este, señalando el sujetador oscuro.
Ella intentó decir que no lo llevaba por eso, pero la caricia suave que este le concedió desde la cintura hacia la zona inferior,el simple roce de la punta de sus dedos con la piel de ella, le robó el poco aliento que le quedaba. Incluso llegó a olvidarse de que estaban en un plató y que todo eso estaba siendo grabado.
Confiaba en que el estudio de Hyun Joong sobre las cámaras fuera más que suficiente para que en realidad no se viera nada.
En un momento dado, su sujetador desapareció y solo se dio cuenta de ello cuando notó como este se llevaba un pecho a la boca y empezó a jugar con su pezón entre los dientes, concediéndole pequeños mordiscos que luego calmaba con su lengua mientras atendía el otro pecho con la mano.
Sin querer, ella intentó cerrar las piernas, notando como su cuerpo empezaba a calentarse, pero este la había visto moverse antes y puso una de sus piernas entre las de ella.
-Solo puedes rozarte conmigo. No dejare que hagas nada tú sola,¿entendiste?.
Pero Laura no estaba para contestar. Su mente era un torbellino negro de sensaciones, luchaba para tomar aire entre gemidos y estaba agarrada a las sábanas.
Para que le contestara, Kim apretó su rodilla contra su zona baja, tocando algún punto que solo sirvió para estimularla aun más.
-He preguntando que si me has entendido-le dijo este, con tono grave,alejándose de golpe de su cuerpo.
Laura se sintió como si le hubieran arrojado un cubo de agua fría. Abrió los ojos de golpe y lo miró, molesta por que se hubiera detenido de ese modo, hecho que le hizo sonreír a Kim.
-¿Tantas ganas tienes de que te toque?. Si es así, solo tienes que pedírmelo-le dijo, rozando la pierna de esta de manera ascendente hasta el muslo con la punta de los dedos, pero deteniendose en el hueso de la cadera, a unos cuantos centímetros donde su cuerpo parecía quererlo.
La hermana no podía pedir que siguiera con aquello. Iba completamente contra el personaje, pero, a pesar de que ambos lo sabían, este seguía esperando sin apartar los ojos de ella con una pequeña sonrisa torcida, sabiendo que la tenía casi en el bote.
``Bueno...si digo algo que no debo, el director siempre puede cortar la escena´´,pensó ella y acabó asintiendo con la cabeza.
-No te oigo-le dijo este, inclinándose hacia ella, con la cabeza a unos cuantos centímetros de la de Laura y su mano ululó sobre la pelvis, rozándola solo por encima de la falda.
-Sigue-le murmuro ella en respuesta al coqueteo y ya no necesitó más alicientes.
La mano entró por debajo de su falda y llegó hasta su entrada, encontrando que ya estaba mucho más que húmeda, al tiempo que ella echaba la cabeza hacia atrás y gemía, pero los labios de este se unieron a los suyos y la silenciaron, explorándola.
Soltó un jadeo más hondo cuando sintió que dos dedos entraban de golpe en ella y se agarró a la camisa de este, pero Kim de repente rompió el beso.
-Quitame la camisa-le ordenó.
Ella se quedó desconcertada durante un momento, pero este movió los dedos dentro de ella, arrancándole un nuevo gemido.
-He dicho que me quites la camisa.
Y ella, como pudo entre jadeos, se la quito, arrancando los últimos botones cuando estos se negaron a abrirse entre sus dedos.
Como premio a su buen hacer, este introdujo otro dedo que la dejó aun más temblorosa entre las sabanas mientras él solo la observaba sobre su cuerpo, como si fuera un espectador codicioso del espectáculo que estaba teniendo lugar ante él.
El movimiento de su mano bajo la falda se hizo más rápido y rítmico, más acelerado, arrancándole a Laura nuevos gemidos hasta que no pudo más y llegó al clímax, arqueándose en la cama, dejando el cuello y el pecho al alcance de los besos de este, que solo retiro los dedos cuando los espasmos de ella cesaron por completo.
Pensando que la zona cero había pasado ya, Laura intento ponerse en pie, notando como las piernas aun le temblaban, pero Kim la cogió del brazo y volvió a tumbarla en la cama.
-Aun no hemos acabado-le murmuro, besandole el torso y descendiendo más abajo hasta llegar al borde de su falda, que este rápidamente hizo desaparecer.
Da igual donde estaban las cámaras, obviamente se vería la falta de ropa,pensó ella asustada.
A no ser que los de plató pensaran que ellos dos ya se habían preparado para esa escena y que ella llevara alguna prenda de su mismo tono de piel para fingir la desnudez.
Cuando quedó totalmente desnuda, este le beso la cima de su monte de Venus y volvió a subir por su cuerpo lentamente, colocándose entre las piernas abiertas de ella.
``Es mentira. No pensara hacerlo realmente´´,pensó Laura, medio-ida medio-consciente.
Pero notó como los pantalones de este desaparecían al mismo tiempo que Kim cogía las sabanas y tapaba a ambos, dejando solo sus hombros y sus cabezas al descubierto.
-No me gustaría que ``mi hermanita´´ enfermara-le murmuró este momento antes de que lo sintiera en su entrada.
Laura se agarró a su espalda, notando la intrusión mucho más que los 3 dedos que él había empleado hasta ahora, comprendiendo que la había estado preparando.
-Intentaré....no hacerte...daño-le murmuró en el oído,jadeando él también ante la fuerza que hacia por tener que contenerse.
Pero después de eso, vino la primera embestida y todo el mundo a su alrededor se volvió rojo ante los ojos de Laura, que abrió la boca para gritar, clavando las uñas en la espalda de este.
Kim intentó calmarla con besos suaves sobre los ojos, en la punta de la nariz, sobre las mejillas y los labios, besos delicados como alas de mariposa, pero la tensión entre las piernas de ella no desaparecía.
-Tienes que relajarte un poco-le murmuró este, intentando moverse de nuevo, empezando a sudar y con los músculos en tensión al intentar controlarse.
Ella lo intentó, aun jadeando, y poco a poco el dolor pareció ir remitiendo, acoplándose a los vaivenes de la cadera de él, gimiendo, con la cabeza en el hueco del cuello de este mientras enredaba las piernas en torno a su cintura.
Kim aceleró el ritmo, jadeando tanto o más que ella, demostrando que la cama no estaba preparada para ese tipo de escena (esta era una cama desmontable del plató).
Laura agarró uno de los barrotes, pidiendo en silencio que no se derrumbara en ese momento, intentando mantenerse estable mientras sentía que una nueva culminación estaba a punto de llegar, haciendo que agitara más las caderas y Kim acelerara más el ritmo.
Cuando el orgasmo la arrasó, abriendo largos surcos rojizos en la espalda de este mientras los gemidos escapaban de su boca como si ella no fuera quien los estaba emitiendo, sintió solo a duras penas como él también culminaba y algo la llenaba.
Fue como si le hubieran arrojado no solo un cubo de agua fría, si no directamente a un glacial gigante en mitad del Polo Norte.
Hyun Joong se derrumbó sobre ella, intentando no aplastarla, pero recuperando el aliento.
Sin embargo, Laura trato de hacerle a un lado.
Se había venido, dentro de ella. Sin ningún tipo de protección.
Su cerebro aun se estaba reconectando después del clímax, pero la idea de ``bebé´´ la estaban espabilando y poniéndola cada vez más nerviosa.
¡¡¡¿Cómo demonios se había dejado hacer todo aquello sin ningún tipo de protección?!!!.
``¡¡¡IDIOTA,IDIOTA,IDIOTA!!!´´,se estaba gritando así misma mientras seguía en vano de sacarse a Hyun Joong sobre ella.
Al movimiento, notó como el miembro de él aun estaba en su interior y como parecía preparado para una siguiente ronda.
Pero eso si que no pensaba permitirlo.
Tal vez gracias al sudor de sus cuerpos, Laura consiguió arrastrarse por debajo del cuerpo de este, sintiéndose algo vacía cuando realmente él salio de su cuerpo.
Se quedó un segundo de rodillas en el borde de la cama,tapándose con una de las sábanas de la cama, intentando que las piernas le respondieran y se volvió a mirarlo.
Kim en verdad parecía haberse quedado adormecido, pero algo junto a él la horrorizo más aun.
No era nada más que una pequeña mancha de sangre, no mucho más grande que una mano extendida, pero era la prueba de que su virginidad se había perdido en aquel lugar.
Intentó volver a ponerse en pie cuando sintió que sus piernas más o menos podrían sostenerla, pero una mano la detuvo.


Continuará.



martes, 23 de octubre de 2012

Los hermanos del pecado.Capitulo 2


Fuera de los rodajes, Kim Hyun Joong apenas le dirigía la palabra más que para decirle hola o que había hecho un buen trabajo. El resto del tiempo, aunque pareciera una tontería, era como si huyera de ella, hablando con su manager o simplemente rodeándose de otra gente.
A ella le hubiera gustado poder preguntarle por que realmente se tomaba esas clases de libertades en el rodaje, pero temía que alguien los oyera y se enteraran de lo que realmente pasaba.
Ademas, ella era una mera principiante extranjera y él una super estrella. Si decía que todo lo que habían rodado hasta ahora era de verdad, ¿alguien la iba a creer más a ella que a él si lo negaba?.
Si al menos entendiera por que hacia aquello...
La sacó de sus pensamientos el ayudante, que le estaba indicando que debía entrar a escena.
Ella solo asintió y entró por la puerta.
Según el reloj del salón, llegaba 2 horas tarde, así que ya estaba temiendo el castigo que este le iba a imponer.
Se suponía que su personaje llegaba tarde por que estaba trabajando secretamente para ahorrar dinero y conseguir irse de esa casa (esas escenas en exteriores ya las habían rodado) y vio como este estaba sentado en el sofá, leyendo un libro.
Se suponía que Shin Ho era escritor, así que pasaba mucho tiempo en casa y era el que se ocupaba de todo dentro de ella.
Laura dejó su chaqueta colgada en la entrada,con miedo a entrar del todo en el salón.
¿Cual seria la represalia en aquella ocasión?.
Siempre solía castigarla con besos apasionados o haciéndola llegar al orgasmo con sus dedos(y aun no se explicaba como la gente de plato no se había dado cuenta que aquello era de verdad), pero ninguna de esas veces se había enfadado demasiado.
Sin embargo, pensó mirando el reloj, llegaba 2 horas tarde, mucho más de lo que solía hacer a pesar de todas las advertencias de él para que ni se le ocurriera hacerle esperar.
-Oppa....ya he llegado-logró murmurar entrando al salón.
Pero él ni siquiera la miro. Y aquello la dejó desconcertada.
Aquel momento era parte de ``la zona cero´´,pero este ni se había inmutado ante su presencia.
-¿Oppa?-le llamó, acercándose al sofá, pensando que tal vez estaría escuchando música o algo por el estilo y por ello no la había oído llegar.
Pero cuando estaba a punto de tocarle el hombro,la mano de este salio disparada, dejando caer el libro al suelo con estrépito, y le aprisionó la muñeca.
-¿Ahora te preocupas por mi?-le dijo este con tanta rabia acumulada que ella supo que aquello no podía deberse solo a su personaje.-Has tardado muchísimo más de lo normal sabiendo lo que ocurre cuando me haces esperar.
Ella iba a decir algo, pero el personaje de este le dio un fuerte empujón, tumbándola en el sofá y colocándose él encima.
-Te mereces ser castigada-le dijo con rabia.
Y antes de que pudiera darse cuenta, le rasgó la blusa, dejando al descubierto el pecho y el pequeño sujetador morado que llevaba.
-¡Lo siento mucho,oppa, pero por favor, dejame ir!-gritó ella, intentando zafarse por todos los medios a su alcance.
Sin embargo, con él encima, sus piernas quedaban inutilizadas y sus brazos estaban atrapados en los restos de su blusa, que este había empleado para atarla y que no pudiera cubrir su pecho con estos.
-Lo siento,lo siento-dijo este molesto,situado sobre ella.-Siempre dices lo mismo, pero si realmente odiaras esto, llegarías puntual.
Por un segundo, abrió la boca, pero no se le ocurrió nada para poder replicar, así que la volvió a cerrar, ocasionando que apareciera una pequeña sonrisa malvada en el rostro de él.
-Ni siquiera puedes negarlo.
Y con las mismas descendió sobre ella.
Laura se tensó, esperando que hiciera la misma invasión brusca de siempre, pero en vez de eso, comenzó a besarla en el cuello con un lento pasar, tan delicadamente y con tanta ternura que apenas podía creerse que fuera la misma persona que momento antes hervía de furia.
Cuando este llegó a la base del cuello y le mordisqueó la clavícula, no pudo evitar gemir débilmente y ondular el cuerpo,recibiendo un gruñido de aprobación por parte de Hyun Joong.
A Laura le hubiera gustado permanecer impasible y resistirse un poco más, pero realmente este la estaba tratando con mucha delicadeza. Era un cambio brusco a como solía tratarla y su cuerpo cooperaba con él incluso aunque ella no quisiera.
Pero volvió a ponerse en tensión cuando sintió el aire frío sobre el pecho, ya que él le había levantado el sujetador, dejando sus pequeños pechos al aire.
-¡¡¡Oppa!!!-exclamó, intentando cubrirse con los brazos incluso estando estos atados.
-¿Qué ocurre?.¿Acaso no crees que es el momento para que avancemos un poco más?-le dijo con la boca ya sobre uno de ellos.
Y ella solo pudo ver con sorpresa como este finalmente le lamia un pecho y se lo metía en la boca.
Los miembros del plató podían pensar que todo era actuación, pero realmente verían eso si él lo seguía haciendo.
Sin embargo, al echar la cabeza hacia atrás sin aire por un nuevo gemido, recordó que solo había una cámara apuntando hacia allí y que esta solo mostraba la parte inferior de sus cuerpos.
Otra cámara en el techo enfocaría la cara de ella, pero ninguna podía rebelar que él realmente estaba lamiéndola como si se tratara de su dulce favorito.
¿Se había aprendido las posiciones de las cámaras para poder hacer aquello?.
Pero todo lo que pensaba se vió cortado cuando la mano de este entró por debajo de su falda e hizo a un lado su ropa interior, obligandola a soltar un gemido mucho más fuerte que el anterior.
Si llegaba al clímax en el sofá, ¿mancharía este?,pensaba ella mientras no podía evitar retorcerse, con el cuerpo ya temblando de anticipación.
Hyun Joong alzó la cabeza y fundió su boca con la de ella, quitandole el poco aliento que ya le quedaba y explorándola por ambas entradas, acercándola aun más a la culminación.
Pero, de repente, el timbre de la casa sonó y ambos alzaron la cabeza y se volvieron hacia esta.
Laura estaba tan extasiada que se le había olvidado que en algún punto de su ``zona cero´´, alguien llamaría a la puerta para detener ese momento.
Shin Ho se puso en pie, arreglándose su ropa y le liberó los brazos,bajándole el sujetador a tiempo para que las cámaras no captaran nada.
-Ve a tu habitación. ¡Vamos!.
Y ella, como buena niña asustada, solo asintió y salio corriendo hacia su habitación en pos de un cambio de ropa.
Su correría en paños menores por el apartamento quedaría claramente grabada, pero por lo menos no había salido completamente desnuda.
Y mientras estaba en lo que era la habitación de su personaje,poniéndose una camisa normal de estar por casa, recordó quien era el personaje que había acudido a la puerta de su apartamento y lo que pasaría después de eso.
Salió en cuando la camisa tocó su cuerpo y corrió por el pasillo hacia el salón como lo pedía el guion, ya que supuestamente había oído las voces desde allí.
El actor que hacia de su compañero de la universidad le explicaba a Shin Ho que estaba preocupado por ella, ya que llevaba tiempo faltando bastante a la universidad y se preocupaba por que estuviera metiéndose en algún problema y por ello se encontrara con tantas faltas de asistencia.
Cuando quedó detrás del sofá, ambos chicos la miraron, pero Kim Hyun Joong tenía una cara que la ánimo a dar media vuelta y atrincherarse en su cuarto cargada con todas las armas con las que pudiera hacerse.
-¿Se puede saber por qué faltas a la universidad?. A mi no me has dicho que tengas que ocuparte de otras cosas como para que faltes.
-Es cierto. Si tienes algún problema, puedes contármelo-dijo el otro actor.
Era el típico secundario simpático y dulce que todas las chicas querrían tener en sus vidas, pero en ese momento, este había firmado su sentencia de muerte.
Por un momento, pensó que él era el motivo de enfado de Kim Hyun Joong. En el anterior descanso del rodaje, había estado hablando y riendo con él y recordaba haber visto a Kim pasar, pero...aquello no podía ser cierto,¿no?. Pero dejo eso de lado y se centró en la obra.
Imposible decir que estaba trabajando para salir de aquella casa cuando antes, así que pasó a decir lo que le pedían en el guión.
-Una amiga se encontraba con problemas. No me quedó más opción que estar a su lado para animarla.
El actor que hacia de su amigo solo asintió, confiando en la palabra de ella por que en verdad no tenía motivos para lo contrario, pero Shin Ho no quedaba tan satisfecho con ello.
-¿Y qué clase de problema tenía tu amiga para que tú tuvieras que saltarte tus clases?-le preguntó.
Laura hizo una pequeña pausa como se le pedía y dijo:
-No creo que deba hablar sobre sus problemas. Son algo personal.
-Esta muy bien que la defiendas-alegó Shin Ho.-Pero tengo que saber que justifica tu ausencia de unas clases que estoy pagando con cierto trabajo.
El otro actor hizo ver que había notado el tono molesto del hermano, así que no se atrevió a comentar nada y solo espero a que ella diera una respuesta.
-Ella....esta embarazada-acabó murmurando ella, mirando al suelo, sin ser capaz de mantener la mirada a su supuesto hermano.
Este no hizo comentarios, pero el otro actor soltó una exclamación de sorpresa.
-¿Yo sé quien es?-le preguntó.
-No intentes saber más, Tae Yoong. Ha decidido que va a abortar. El padre...no quería saber nada sobre el asunto y ella no puede mantenerse casi a si misma, mucho menos a un bebe.
-Oh. ¡De verdad odio a los tipos que se aprovechan así de las mujeres!.
Ante esa frase, ella miró a su oppa y este a su vez la miro a ella, aun bastante molesto.
Solo con mirar sus ojos sabía que quería que ese chico se marchara cuanto antes para hablar en privado con ella. Y para no enfadarlo más, ella debía ser quien dijera a este que volviera a casa, pero, al abrir la boca, se le olvido lo que tenía que decir.
Espero un minuto para que el director informara que cortaban la escena, pero este no lo hizo, así que le gustaba lo que estaba viendo.
-Una vez que me has dicho eso y he visto que estas bien, ya me quedo tranquilo. Es hora de que me vaya a casa-le dijo su amigo poniéndose en pie.
-Te acompaño a la puerta-fue todo lo que ella murmuro.
Y ambos dejaron a Shin Ho en el sofá, aun sin perderlos de vista y aun con expresión molesta.
Cuando ella ya tenía abierta la puerta y estaba despidiendo a Tae Yoong, este soltó una exclamación de sorpresa y le señaló el cuello.
-¿Eso es un chupetón?.
Ella se llevó automáticamente la mano al cuello, olvidando por un segundo que eso era lo que decía el guión y pensando si Hyun Joong en verdad se lo había hecho, mirando rápidamente hacia el salón.
-Habla más bajo-le pidió.-Mi hermano esta en el salón.
Pero el actor no tenía que obedecerla.
Se acercó a ella sonriendo y se abrazó a ella, jugando.
-No puedes hacerme esto. Ya en la primaria me prometiste que te casarías conmigo. No puedes buscarte otro novio, ya que me tienes a mi. Fue una promesa.
Abrazado a ella como estaba, no lo veía, pero el nivel de ira de Shin Ho en el sofá estaba empezando a alcanzar niveles lo suficientemente altos como para incinerar el sofá.
Según el guion, su oppa nunca le había dejado tener amigos chicos por que se supone que él la protegía de ellos. Había tolerado a Tae Yoong por que de niño parecía una niña y nunca lo consideró una verdadera amenaza. Pero, ahora....
-Creo que deberías irte ya a casa, Tae shi-le dijo, alejándolo de su cuerpo con un empujón que no pretendía ser muy duro.
-¿Iras mañana a clases?-le preguntó este alegremente, fingiendo que no se daba cuenta de lo que verdaderamente estaba pasando allí.
Ella hizo como que pensaba un momento en sus horarios de trabajo, pero alzó la cabeza con una sonrisa forzada.
-Si, mañana nos veremos allí.
-¡Bien!. Pues no me hagas esperar mucho. Y tienes que decirme quien te hizo eso en el cuello.
Y feliz como había venido, este se fue, dejándola en una de las peores situaciones con las que se había encontrado en el drama.
Al cerrar la puerta, se miró en el espejo de la entrada que había sobre el mueble del recibidor y pudo ver que realmente tenía un chupetón allí donde casi el cuello de la camisa no podía ocultarlo, pero el actor no había reparado en ello, ya que había señalado mucho más arriba.
Se volvió hacia el salón intentando no echarse a temblar, ya que en breves instantes llegaba otra ``zona cero´´, y vio como Kim Hyun Joong ya se hallaba de pie, con los brazos cruzados sobre el pecho, esperando a que ella se acercara.
-¿Así que te saltabas clases?. Y tienes mucha confianza con Tae Yoong-le dijo con voz grave.
-Oppa....por favor....-fue todo lo que ella pudo murmurar, retrocediendo hacia la puerta.
-No puedes huir de esto. Te mereces un castigo-le dijo él, acercándose a ella como si de un gigante implacable se tratara.


Continuará