Páginas vistas en total

martes, 23 de octubre de 2012

Los hermanos del pecado.Capitulo 2


Fuera de los rodajes, Kim Hyun Joong apenas le dirigía la palabra más que para decirle hola o que había hecho un buen trabajo. El resto del tiempo, aunque pareciera una tontería, era como si huyera de ella, hablando con su manager o simplemente rodeándose de otra gente.
A ella le hubiera gustado poder preguntarle por que realmente se tomaba esas clases de libertades en el rodaje, pero temía que alguien los oyera y se enteraran de lo que realmente pasaba.
Ademas, ella era una mera principiante extranjera y él una super estrella. Si decía que todo lo que habían rodado hasta ahora era de verdad, ¿alguien la iba a creer más a ella que a él si lo negaba?.
Si al menos entendiera por que hacia aquello...
La sacó de sus pensamientos el ayudante, que le estaba indicando que debía entrar a escena.
Ella solo asintió y entró por la puerta.
Según el reloj del salón, llegaba 2 horas tarde, así que ya estaba temiendo el castigo que este le iba a imponer.
Se suponía que su personaje llegaba tarde por que estaba trabajando secretamente para ahorrar dinero y conseguir irse de esa casa (esas escenas en exteriores ya las habían rodado) y vio como este estaba sentado en el sofá, leyendo un libro.
Se suponía que Shin Ho era escritor, así que pasaba mucho tiempo en casa y era el que se ocupaba de todo dentro de ella.
Laura dejó su chaqueta colgada en la entrada,con miedo a entrar del todo en el salón.
¿Cual seria la represalia en aquella ocasión?.
Siempre solía castigarla con besos apasionados o haciéndola llegar al orgasmo con sus dedos(y aun no se explicaba como la gente de plato no se había dado cuenta que aquello era de verdad), pero ninguna de esas veces se había enfadado demasiado.
Sin embargo, pensó mirando el reloj, llegaba 2 horas tarde, mucho más de lo que solía hacer a pesar de todas las advertencias de él para que ni se le ocurriera hacerle esperar.
-Oppa....ya he llegado-logró murmurar entrando al salón.
Pero él ni siquiera la miro. Y aquello la dejó desconcertada.
Aquel momento era parte de ``la zona cero´´,pero este ni se había inmutado ante su presencia.
-¿Oppa?-le llamó, acercándose al sofá, pensando que tal vez estaría escuchando música o algo por el estilo y por ello no la había oído llegar.
Pero cuando estaba a punto de tocarle el hombro,la mano de este salio disparada, dejando caer el libro al suelo con estrépito, y le aprisionó la muñeca.
-¿Ahora te preocupas por mi?-le dijo este con tanta rabia acumulada que ella supo que aquello no podía deberse solo a su personaje.-Has tardado muchísimo más de lo normal sabiendo lo que ocurre cuando me haces esperar.
Ella iba a decir algo, pero el personaje de este le dio un fuerte empujón, tumbándola en el sofá y colocándose él encima.
-Te mereces ser castigada-le dijo con rabia.
Y antes de que pudiera darse cuenta, le rasgó la blusa, dejando al descubierto el pecho y el pequeño sujetador morado que llevaba.
-¡Lo siento mucho,oppa, pero por favor, dejame ir!-gritó ella, intentando zafarse por todos los medios a su alcance.
Sin embargo, con él encima, sus piernas quedaban inutilizadas y sus brazos estaban atrapados en los restos de su blusa, que este había empleado para atarla y que no pudiera cubrir su pecho con estos.
-Lo siento,lo siento-dijo este molesto,situado sobre ella.-Siempre dices lo mismo, pero si realmente odiaras esto, llegarías puntual.
Por un segundo, abrió la boca, pero no se le ocurrió nada para poder replicar, así que la volvió a cerrar, ocasionando que apareciera una pequeña sonrisa malvada en el rostro de él.
-Ni siquiera puedes negarlo.
Y con las mismas descendió sobre ella.
Laura se tensó, esperando que hiciera la misma invasión brusca de siempre, pero en vez de eso, comenzó a besarla en el cuello con un lento pasar, tan delicadamente y con tanta ternura que apenas podía creerse que fuera la misma persona que momento antes hervía de furia.
Cuando este llegó a la base del cuello y le mordisqueó la clavícula, no pudo evitar gemir débilmente y ondular el cuerpo,recibiendo un gruñido de aprobación por parte de Hyun Joong.
A Laura le hubiera gustado permanecer impasible y resistirse un poco más, pero realmente este la estaba tratando con mucha delicadeza. Era un cambio brusco a como solía tratarla y su cuerpo cooperaba con él incluso aunque ella no quisiera.
Pero volvió a ponerse en tensión cuando sintió el aire frío sobre el pecho, ya que él le había levantado el sujetador, dejando sus pequeños pechos al aire.
-¡¡¡Oppa!!!-exclamó, intentando cubrirse con los brazos incluso estando estos atados.
-¿Qué ocurre?.¿Acaso no crees que es el momento para que avancemos un poco más?-le dijo con la boca ya sobre uno de ellos.
Y ella solo pudo ver con sorpresa como este finalmente le lamia un pecho y se lo metía en la boca.
Los miembros del plató podían pensar que todo era actuación, pero realmente verían eso si él lo seguía haciendo.
Sin embargo, al echar la cabeza hacia atrás sin aire por un nuevo gemido, recordó que solo había una cámara apuntando hacia allí y que esta solo mostraba la parte inferior de sus cuerpos.
Otra cámara en el techo enfocaría la cara de ella, pero ninguna podía rebelar que él realmente estaba lamiéndola como si se tratara de su dulce favorito.
¿Se había aprendido las posiciones de las cámaras para poder hacer aquello?.
Pero todo lo que pensaba se vió cortado cuando la mano de este entró por debajo de su falda e hizo a un lado su ropa interior, obligandola a soltar un gemido mucho más fuerte que el anterior.
Si llegaba al clímax en el sofá, ¿mancharía este?,pensaba ella mientras no podía evitar retorcerse, con el cuerpo ya temblando de anticipación.
Hyun Joong alzó la cabeza y fundió su boca con la de ella, quitandole el poco aliento que ya le quedaba y explorándola por ambas entradas, acercándola aun más a la culminación.
Pero, de repente, el timbre de la casa sonó y ambos alzaron la cabeza y se volvieron hacia esta.
Laura estaba tan extasiada que se le había olvidado que en algún punto de su ``zona cero´´, alguien llamaría a la puerta para detener ese momento.
Shin Ho se puso en pie, arreglándose su ropa y le liberó los brazos,bajándole el sujetador a tiempo para que las cámaras no captaran nada.
-Ve a tu habitación. ¡Vamos!.
Y ella, como buena niña asustada, solo asintió y salio corriendo hacia su habitación en pos de un cambio de ropa.
Su correría en paños menores por el apartamento quedaría claramente grabada, pero por lo menos no había salido completamente desnuda.
Y mientras estaba en lo que era la habitación de su personaje,poniéndose una camisa normal de estar por casa, recordó quien era el personaje que había acudido a la puerta de su apartamento y lo que pasaría después de eso.
Salió en cuando la camisa tocó su cuerpo y corrió por el pasillo hacia el salón como lo pedía el guion, ya que supuestamente había oído las voces desde allí.
El actor que hacia de su compañero de la universidad le explicaba a Shin Ho que estaba preocupado por ella, ya que llevaba tiempo faltando bastante a la universidad y se preocupaba por que estuviera metiéndose en algún problema y por ello se encontrara con tantas faltas de asistencia.
Cuando quedó detrás del sofá, ambos chicos la miraron, pero Kim Hyun Joong tenía una cara que la ánimo a dar media vuelta y atrincherarse en su cuarto cargada con todas las armas con las que pudiera hacerse.
-¿Se puede saber por qué faltas a la universidad?. A mi no me has dicho que tengas que ocuparte de otras cosas como para que faltes.
-Es cierto. Si tienes algún problema, puedes contármelo-dijo el otro actor.
Era el típico secundario simpático y dulce que todas las chicas querrían tener en sus vidas, pero en ese momento, este había firmado su sentencia de muerte.
Por un momento, pensó que él era el motivo de enfado de Kim Hyun Joong. En el anterior descanso del rodaje, había estado hablando y riendo con él y recordaba haber visto a Kim pasar, pero...aquello no podía ser cierto,¿no?. Pero dejo eso de lado y se centró en la obra.
Imposible decir que estaba trabajando para salir de aquella casa cuando antes, así que pasó a decir lo que le pedían en el guión.
-Una amiga se encontraba con problemas. No me quedó más opción que estar a su lado para animarla.
El actor que hacia de su amigo solo asintió, confiando en la palabra de ella por que en verdad no tenía motivos para lo contrario, pero Shin Ho no quedaba tan satisfecho con ello.
-¿Y qué clase de problema tenía tu amiga para que tú tuvieras que saltarte tus clases?-le preguntó.
Laura hizo una pequeña pausa como se le pedía y dijo:
-No creo que deba hablar sobre sus problemas. Son algo personal.
-Esta muy bien que la defiendas-alegó Shin Ho.-Pero tengo que saber que justifica tu ausencia de unas clases que estoy pagando con cierto trabajo.
El otro actor hizo ver que había notado el tono molesto del hermano, así que no se atrevió a comentar nada y solo espero a que ella diera una respuesta.
-Ella....esta embarazada-acabó murmurando ella, mirando al suelo, sin ser capaz de mantener la mirada a su supuesto hermano.
Este no hizo comentarios, pero el otro actor soltó una exclamación de sorpresa.
-¿Yo sé quien es?-le preguntó.
-No intentes saber más, Tae Yoong. Ha decidido que va a abortar. El padre...no quería saber nada sobre el asunto y ella no puede mantenerse casi a si misma, mucho menos a un bebe.
-Oh. ¡De verdad odio a los tipos que se aprovechan así de las mujeres!.
Ante esa frase, ella miró a su oppa y este a su vez la miro a ella, aun bastante molesto.
Solo con mirar sus ojos sabía que quería que ese chico se marchara cuanto antes para hablar en privado con ella. Y para no enfadarlo más, ella debía ser quien dijera a este que volviera a casa, pero, al abrir la boca, se le olvido lo que tenía que decir.
Espero un minuto para que el director informara que cortaban la escena, pero este no lo hizo, así que le gustaba lo que estaba viendo.
-Una vez que me has dicho eso y he visto que estas bien, ya me quedo tranquilo. Es hora de que me vaya a casa-le dijo su amigo poniéndose en pie.
-Te acompaño a la puerta-fue todo lo que ella murmuro.
Y ambos dejaron a Shin Ho en el sofá, aun sin perderlos de vista y aun con expresión molesta.
Cuando ella ya tenía abierta la puerta y estaba despidiendo a Tae Yoong, este soltó una exclamación de sorpresa y le señaló el cuello.
-¿Eso es un chupetón?.
Ella se llevó automáticamente la mano al cuello, olvidando por un segundo que eso era lo que decía el guión y pensando si Hyun Joong en verdad se lo había hecho, mirando rápidamente hacia el salón.
-Habla más bajo-le pidió.-Mi hermano esta en el salón.
Pero el actor no tenía que obedecerla.
Se acercó a ella sonriendo y se abrazó a ella, jugando.
-No puedes hacerme esto. Ya en la primaria me prometiste que te casarías conmigo. No puedes buscarte otro novio, ya que me tienes a mi. Fue una promesa.
Abrazado a ella como estaba, no lo veía, pero el nivel de ira de Shin Ho en el sofá estaba empezando a alcanzar niveles lo suficientemente altos como para incinerar el sofá.
Según el guion, su oppa nunca le había dejado tener amigos chicos por que se supone que él la protegía de ellos. Había tolerado a Tae Yoong por que de niño parecía una niña y nunca lo consideró una verdadera amenaza. Pero, ahora....
-Creo que deberías irte ya a casa, Tae shi-le dijo, alejándolo de su cuerpo con un empujón que no pretendía ser muy duro.
-¿Iras mañana a clases?-le preguntó este alegremente, fingiendo que no se daba cuenta de lo que verdaderamente estaba pasando allí.
Ella hizo como que pensaba un momento en sus horarios de trabajo, pero alzó la cabeza con una sonrisa forzada.
-Si, mañana nos veremos allí.
-¡Bien!. Pues no me hagas esperar mucho. Y tienes que decirme quien te hizo eso en el cuello.
Y feliz como había venido, este se fue, dejándola en una de las peores situaciones con las que se había encontrado en el drama.
Al cerrar la puerta, se miró en el espejo de la entrada que había sobre el mueble del recibidor y pudo ver que realmente tenía un chupetón allí donde casi el cuello de la camisa no podía ocultarlo, pero el actor no había reparado en ello, ya que había señalado mucho más arriba.
Se volvió hacia el salón intentando no echarse a temblar, ya que en breves instantes llegaba otra ``zona cero´´, y vio como Kim Hyun Joong ya se hallaba de pie, con los brazos cruzados sobre el pecho, esperando a que ella se acercara.
-¿Así que te saltabas clases?. Y tienes mucha confianza con Tae Yoong-le dijo con voz grave.
-Oppa....por favor....-fue todo lo que ella pudo murmurar, retrocediendo hacia la puerta.
-No puedes huir de esto. Te mereces un castigo-le dijo él, acercándose a ella como si de un gigante implacable se tratara.


Continuará









3 comentarios:

  1. Woah, Dios, Oh My god, Kami-sama....
    Es una de las mejores historias que he leído nunca, además de tener unas fotos que alegran la vista.
    Felicidades y sigue así, en el próximo fic quiero que la prota se llame Mi Ri...¿Está guay eh?
    Besos besos besos....
    Miriam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veré que se puede hacer para alguna historia...
      Pero...quien te gusta que acabara con Mi Ri???? o Te da igual???

      Eliminar