Páginas vistas en total

lunes, 5 de noviembre de 2012

Los hermanos del pecado. Capituo 5 y Fin



-Primero tienes que soltarme-le dijo ella.
-No hasta que contestes. Tengo miedo a soltarte y que escapes de mi.
-Te prometo que no huiré de ti, pero necesito que me sueltes, me estas dejando sin aire, oppa.
Ante eso, él aflojo su abrazo, aunque sus manos aun descansaban en los brazos de ella, que quedó sorprendida por la increíble cara de dolor que este mostraba.
-Du...durante toda mi vida, te he visto como mi hermano-empezó a decir.-Es cierto que me di cuenta que no me parecía con nadie de la familia y eso me hizo desconfiar a veces, pero aun así te consideré como tal.
-Lamento muchísimo si en algún momento lo que te hice te causo dolor-dijo él rápidamente.
Ella asintió y siguió hablando.
-Aunque también es verdad que mi cuerpo reaccionaba a lo que me hacías y...no pensé en salir con otros chicos a pesar de aquellos que se han llegado a confesar.
Ante eso, este pareció molestarse un poco.
-¿Se te han confesado chicos?.
-Dejame terminar-. Y este cerró la boca.
No pudo evitar sonreír momentáneamente por el recién estrenado cambio de poder.
-No me gustaría tener que irme de aquí....-Y ya veía que el personaje de este sonreía.-Pero es obvio que necesitaré tiempo para hacerme a la idea de los cambios que han habido.
Y con esto, se vio envuelta en los brazos de este, que la cogió en peso y empezó a girar con ella, riendo mientras ella no pudo evitar sonreír con él.

Las ultimas escenas del drama que habían sido rodadas en exteriores se montaron después. Laura esperaba unos 3 meses después en un parque(o era el tiempo que aparecería en la serie), hasta que Shin Ho apareciera con una cesta con comida para montar un picnic.
La voz de ella en off anunciaba que su oppa había mejorado su actitud ahora que no tenía que temer la marcha de ella en cualquier momento, los vecinos se mostraron relajados cuando este les dijo que ella ya sabía la verdad y poco después felices cuando supieron que ellos dos estaban saliendo.
-Lo único complicado de explicar a nuestros hijos sera que sus padres tienen los mismos abuelos. No tengo necesidad de buscar a mis padres biológicos. Oppa es la única familia que necesito. Del mismo modo que yo soy lo único que él necesita-se oiría mientras se vería a los dos en un parque sentados en la hierba, jugando con la comida.
Y así acababa la serie.
Cuando el director les mostró el resultado final, todos aplaudieron y se felicitaron el trabajo unos a otros, comenzando a despedirse, felices con el trabajo realizado, pero tristes por tener que decirse adiós después del tiempo trascurrido juntos.
Laura intento no mirar hacia Kim, por que sabía que no podría evitar que se le escaparan las lágrimas, pero este fue más rápido y se coloco a su lado.
-¿Podríamos hablar un momento?-le preguntó.
Ella lo miro un segundo, asintió y comenzó a andar tras él, percatándose que nadie parecía haberse dado cuenta que ambos se estaban alejando juntos por primera vez desde que comenzaron a trabajar en la serie.
Cuando por fin se hallaron a solas en el camerino de este, Kim pareció ponerse nervioso y no atinaba a decir lo que parecía haber estado pensando.
-¿Me explicaras ahora por que durante todas las escenas de la serie me has tocado de ese modo?-se atrevió a preguntar ella al final.
Tenía miedo de no oír una buena respuesta,pero la curiosidad podía más que ella.
-¿De verdad no sabes por qué?-preguntó él a su vez, que pareció agradecido por que ella tomara la iniciativa de la conversación.
-No-alegó ella, intentando mantenerle la mirada lo más calmada que podía.-No lo sé. Nunca te has parado conmigo a hablar más allá de unos segundos fuera de los rodajes.
-Pensaba que sabias que me gustaste desde el primer momento que entraste a plató.¿O piensas que trato de la misma forma que a ti a todas las chicas con las que he trabajado?.
Que se lo dijera de aquel modo, como si fuera lo más natural del mundo, la dejo algo desconcertada. Esperaba que este dijera que solo había sido así para hacer el trabajo más realista o por que le daban calentones o por que en verdad se perdía completamente en su personaje.
Pero allí estaba Kim Hyun Joong, alegando con toda la naturalidad del mundo que le gustaba ella, una simple chica extranjera que quería tener una carrera como actriz.
-¿Acaso no esperabas oír eso?-le preguntó este, dando unos pasos hacia ella.
Pero Laura retrocedió instintivamente.
Su mente se hallaba apagada o fuera de cobertura,por que no conseguía formar algo coherente que decir y solo podía abrir y cerrar la boca como si fuera un pez fuera del agua.
-Eso...es....eso es imposible-consiguió murmurar al final, notando la puerta a su espalda.
Este se había acercado lo suficiente a ella para dejar descansar un brazo por encima de la cabeza de ella, apoyado también en la puerta.
-¿Soy el único que sintió algo en todo este tiempo?.
Su cara era serena, pero su voz sonó terriblemente triste cuando dijo eso y Laura rápidamente clavó los ojos en los suyos.
-¡No!.¡No es eso!.
-¿Entonces?.¿Cual es el problema?.
-Tú...eres una estrella y yo....solo soy una chica de fuera que quiere ser artista.
La sonrisa que este le dirigió fue lo más sexy que Laura recordaba haber visto alguna vez en su vida, y se inclinó sobre ella, posando sus labios sobre los de ella.
Al principio, solo los acarició, pero después su lengua le insistió para que abriera la boca.
Ella prácticamente accedió a su demanda inmediatamente mientras sus manos ascendían por la camiseta de este hasta quedar colgando en su cuello.
Las manos de Kim descansaron una en la espalda de ella, arqueando a Laura contra él, favoreciendo a hacer más profundo el beso, y la otra acabó en su trasero, masajeándolo y apretándola más contra su pelvis.
Pero finalmente, ambos tuvieron que hacer una pausa para tomar aire, aun con una amplia sonrisa luciéndose en el rostro de él.
-Si lo único que te preocupa es que yo soy una estrella, solo tenemos que hacer que tú seas otra.
Laura abrió la boca para alegar que eso no era tan fácil como él lo quería hacer sonar.
Pero un nuevo beso la silencio.
La mente perdida de ella acabó por perderse del todo.
Antes de darse cuenta,él había hecho desaparecer su camiseta y ella le estaba desabrochando la suya, disfrutando el espectáculo de su cuerpo que no se había permitido admirar durante el rodaje.
-Me alegra ver que te agrada lo que ves-comentó este, aun con una sexy sonrisa en los labios, con lo que ella no pudo resistirse y acabó besándolo.
-Es imposible que no me gustara algo que viniera de ti.
No sabía de donde había sacado el valor de decir eso, casi lo había sentido como si la voz fuera de otra persona, pero fue más que suficiente para encender del todo a Kim, que se deshizo de los pantalones de ella con la misma rapidez con la que hizo desaparecer la camiseta.
Observó la lencería rosa suave que esta llevaba, que combinaba con su tono de piel, y soltó un gruñido de aprobación mientras llevaba ambas manos al trasero y la levantaba en el aire, indicándole que le rodeara la cintura con las piernas.
Los vaqueros de él creaban una fricción placentera en su zona baja mientras continuaban con el beso, pero ella prefería sentirlo solo a él, así que fue ella la que le desabrochó estos y se deshizo de ellos y su ropa interior.
Con trabajo, también consiguió deshacerse de la suya, sobretodo por que Kim había encontrado el cierre en la parte de delante del sujetador y había comenzado a llenarla de besos que Laura supo que pronto se convertirían en chupetones.
Al parecer, a este le gustaba marcarla de aquella forma, como informando a todos que era suya.
La primera embestida les arrancó un gemido profundo a ambos, aunque el de Kim quedó ahogado en los pechos de ella, y Laura se colocó de mejor modo para sentirlo aun más cerca.
Por un momento, temía que alguien que pasara por fuera los oyera, ya que ambos se encontraban contra la puerta del camerino, pero luego pensó que qué importaba eso.
Kim se le había confesado y después de ello, ella no pensaba apartarse de su lado. Su primera vez juntos había sido delante de las cámaras y le había dejado marcas en el cuello.
¿Qué importaba si alguien les oía?.
No pudo evitar dejar de gemir cuando este aceleró sus embistes mientras ella respondía apretándose a su alrededor, bajando la cabeza y fundiéndose con él en un beso violento, tomando ella la iniciativa del mismo mientras sentía como se acercaba al orgasmo.
Al llegar este, su gemido quedó ahogado en el interior de la boca de él, apretándose aun más a su alrededor al mismo tiempo que él no aguantaba más y culminaba en su interior.
Kim no podía mantenerse en pie y se fue arrastrando hasta al suelo hasta quedar sentado, con Laura sentada encima, aun notándolo dentro de ella, abrazada al cuello de él, disfrutando del olor a sudor y el olor característico de su piel.
-En la próxima serie....seremos pareja desde el principio-murmuró Kim, aun intentando recuperar el aliento.-No podría aguantar....estar demasiado tiempo....sin tocarte.
Lo que arrancó una risa a esta y le dejo unos besos en el cuello.
-Sabes que después de esto, no te voy a dejar solo ni un momento,¿verdad?-le preguntó ella.
-No esperaba menos de mi chica-dijo él, ondulando las caderas debajo de ella, arrancándole un pequeño gemido que la hizo humedecerse de nuevo.
-¿Ya estas listo?.
-¿Quieres comprobarlo?-le preguntó él a su vez mientras la tumbaba en el suelo y Laura no pudo evitar soltar una risa animada y juguetona momentos antes de que sus labios volvieran a juntarse.
Sin duda,le mejor decisión que había tomado en su vida había sido entrar a trabajar en aquella serie, conociendo el lado más pervertido de Kim Hyun Joong que nadie más que ella conocería nunca.


Fin del Fanfic.



Espero que a todos los que lo hayan leído les haya gustado y espero veros en los siguientes que ya estoy escribiendo.
Bye!!!!




jueves, 1 de noviembre de 2012

Los Hermanos del Pecado.Capitulo 4






La mano la sujetaba delicada, pero fuertemente por la muñeca.
Laura no pudo evitarlo, se volvió hacia Kim totalmente enfurecida, más con ella misma que con él, e intentó soltarse de un tirón, pero, incluso medio dormido, él parecía ser más fuerte.
-¿A donde crees que vas?-le preguntó, abriendo los ojos.
-¡¿Cómo hemos podido hacer esto?!-le soltó ella, notando como estaba entrando en pánico, pero sin poder evitarlo.
Kim se incorporó más en la cama, girándose hacia ella aun sin soltarle la muñeca.
-¿Cómo hemos podido hacer esto?-repitió él, entrecerrando los ojos.-Pues haciéndolo. Además, no finjas de este modo. Tú también lo querías, tú también lo has disfrutado.
Sin poder negarlo con palabras, Laura cogió una almohada y empezó a pegarle a Kim con todas sus fuerzas, dejando caer la sabana y mostrando el pecho, pero este rápidamente la cogió por las muñecas y la tapó con su cuerpo, tumbándola en la cama.
-¡¿Quieres quedarte quieta?!-le gritó este.
Pero ella seguía agitándose bajo él, intentando liberarse, presa de un ataque de pánico.
-¡¡¡¿Qué va a pasar si me quedo embarazada?!!!.¡¡¡NO PUEDE SER!!!.¡¡¡ESTO NO PUEDE ESTAR PASANDO!!!.¡¡¡ME NIEGO!!!.¡¡¡SUELTAME!!!.
-¿Qué te niegas?-le dijo este,sonando cabreado.
Le aprisionó las muñecas y la giró en la cama, colándose de nuevo entre sus piernas mientras ella no dejaba de intentar soltarse.
-Te recuerdo que has disfrutado de todo lo que te he hecho hasta ahora.¿Acaso puedes negarlo?-dijo rozando sus dedos por la zona aun húmeda de ella.
Pero cuando oyó como ella sollozaba, se detuvo.
-No puedo...tener un bebé ahora. No así, no aquí.
Kim acabó por soltarla y se alejó de ella, poniéndose de pie en la cama.
-Tú lloras por ello. Pero para mi eso seria el mayor regalo.
Laura abrió los ojos, de los que aun manaban lágrimas, con sorpresa, pero Kim ya había salido del cuarto.
-¡¡¡Corten!!!-gritó el director.
Y los sonidos de vítores se oían incluso dentro del plato cerrado.
-¡Es de las mejores escenas que he visto en mi vida!-gritaba el director. Y muchas gente más gritaba diciendo lo mismo.
Kim volvió a entrar en la habitación,la sacó de la cama dándole un albornoz que solo él sabía de donde había salido, y cogió las sábanas, haciéndolas una pelota entre sus manos.
-¡Qué alguien se deshaga de esto!. Estas sabanas son demasiado resbaladizas y casi fallamos en varios puntos-alegó.
Uno de los ayudantes entró, cogió estas y afirmó que iría a tirarlas en ese mismo instante.
Laura agradeció eso en silencio por que así su perdida solo quedaría entre ellos dos.
Aun así, quedaba el asunto del em....
Un momento. Laura se quedó un segundo congelada, cogiendo su ropa del suelo.
Ella estaba tomando la píldora. Había tenido problemas hormonales, así que el médico se las había tenido que recetar. Se había metido tanto en su personaje y en lo que este le estaba haciendo que se había olvidado por completo de algo tan básico.
Miró a Kim, avergonzada ante el hecho de que había perdido los nervios por algo que no podía ocurrir, pero este solo la estaba mirando de aquella forma tan intensa como solía hacer. Era como si aun se la estuviera comiendo con la mirada.
Ella estaba a punto de salir de allí,pero el director apareció, radiante de felicidad, casi sacandole una costilla a Kim cuando se acercó a este para felicitarle por su actuación dándole un manotazo en la espalda.
-Ahora solo queda la ultima parte del drama. Espero que todos estéis preparados.
Ambos asintieron.
-De acuerdo. Tenemos un par de días de descanso, así que quiero veros de nuevo frescos como una rosa. Descansad bien en estos días.
-Yo tengo que rodar un anuncio-dijo Kim, aun sin apartar los ojos de ella, que solo servia para ponerla cada vez más nerviosa.
Ante aquella mirada se sentía como si aun estuviera desnuda, por mucho que intentara taparse con el albornoz.
-De acuerdo-dijo el director.-Pero intenta no trabajar demasiado duro y descansa cuanto puedas. Los dos lucís bastante agotados. Debe ser que estos personajes absorben mucha energía.
Laura solo sonrió por que no se le ocurrió otra cosa, pero él asintió.
-Si. Realmente se siente como si ya nos hubiéramos fusionado con ellos,¿verdad?-le preguntó a ella.
-S..si-intentó no sonar nerviosa ni tímida ante la situación.-Es muy fácil perderte en el personaje.
El director solo sonreía y asentía feliz, pensando en lo bien que estaba quedando y el tipo de respuesta que tendría el publico.
Sin embargo, Kim se acercó a ella y le murmuró:
-Tengo que hablar contigo cuando acabemos esta serie.
Laura asintió con la cabeza, mirando el suelo sin atreverse a mirarlo a la cara.

Este no solo le había metido mano descaradamente durante todas las sesiones de trabajo, si no que había hecho el amor con ella en un plato cerrado con cámaras grabándolos por todas partes, pensó esta en su pequeño apartamento, escondiendo la cara en un cojín de los que tenía en el blanco sofá sobre el que estaba tumbada.
Si no fuera por la cámaras, jamas hubiera imaginado un mejor modo de tener su primera vez.
Kim Hyun Joong realmente sabía lo que hacia, donde tocar, como presionarla y cuando bajar el ritmo. Había jugado con ella como quería y a ella no le había quedado de otra más que pedir más, pensó sonrojada.
Al recordar los sucesos ocurridos, un exceso de calor le recorrió todo el cuerpo, con una de sus manos cerca ya de su pecho, pero entonces recordó las palabras de él:
``Solo puedes rozarte conmigo. No dejare que hagas nada tú sola,¿entendiste?´´.
No quería ni imaginar el castigo que le impondría si llegaba a enterarse que se había tocado pensando en él.
¿Castigo?. De repente se sintió como si fuera la sumisa de una relación de D&S (Dominación/Sumisión) y escondió más la cabeza en el cojín.
La pequeña mesa que tenía junto al sofá estaba llena de revistas donde hablaban de la serie que pronto lanzarían al aire.
Aun no se acostumbraba a que su cara apareciera en las revistas.
Varias personas la había reconocido cuando andaba por la calle, pero en verdad se notaba la diferencia entre ella en la rueda de prensa(peinada,maquillada y vestida por profesionales) y ella normal vestida de calle.
Tenía que empezar a intentar arreglarse un poco más cuando fuera por la calle.
Después de terminar la serie, tendría que tener más cuidado con su aspecto, encontrar otros empleos y si las cosas iban bien, contratar a un mánager que la ayudara con los contratos.
Sin embargo, se sintió algo triste ante la idea de que pronto terminarían de rodar y que ya no vería a Kim más a no ser que se lo encontrara por los pasillos de la empresa.
Se dijo a si misma que no podía permitirse algo tan tonto como enamorarse de él, que aquello solo era trabajo y que este tenía los días contados.
Pero aun así pensó en las cosas que este le había hecho.
¿En serio todo eso solo había sido por el drama?.¡Era imposible!.....¿no?.
Soltó un hondo suspiro e hizo la cabeza para atrás hasta quedarse mirando el techo, deseando que los días de descanso se acabaran de una buena vez.

Después de los 2 días, volvían estar en plató.
La escena continuaría por donde se habían quedado.
Laura tendría que ir a su cuarto vistiendo una camisa de Kim que había dejado en el suelo e ir a su cuarto aun sollozando, recoger su ropa y meter todo lo posible en una maleta antes de que el hermano volviera a casa, escapando de allí.
Eso fue sencillo. Tenía la capacidad de llorar siempre que lo creía necesario, así que el recoger su ropa y ponerse algo decente antes de salir de allí fue un valle de lágrimas y sollozos.
El problema fue cuando se fundió del todo con su personaje al ver entrar por la puerta a Kim cuando ella había estado a punto de salir con la maleta detrás de ella.
Ambos se miraron sorprendidos durante unos instantes, pero la expresión de él pronto se ensombreció.
-¿Pensabas irte a algún lado?-le dijo este, acercándose a ella amenazadoramente.
-Ten...tengo que...irme de aquí-dijo ella, retrocediendo al mismo que soltaba la maleta y esta hacia un ruido sordo al chocar con el suelo.-Lo que me hi....lo que hicimos...no se puede repetir.
-¿Y se puede saber por que no?. Los dos somos libres de hacer lo que queramos entre estas paredes. Nadie puede molestarnos aquí-dijo este, extendiendo un brazo hacia ella, pero Laura retrocedió.
-Lo que hicimos fue una aberración, algo que jamás se podrá repetir. Si realmente fuera valiente, me hubiera matado por ….eso, pero no lo soy. Dejame irme.
El enfado en este se hizo más patente.
-¿Aberración?. ¿Llamas a lo que hicimos aberración?. Pensaba que era una muestra de amor.
-¡FUE UNA ABERRACIÓN, ALGO QUE JAMÁS DEBIÓ DE PASAR!-gritó ella, dejando que unas lágrimas corrieran por sus mejillas.-Papá y mamá...se moriría de nuevo...si supieran lo que....hicimos.
Este la agarró del brazo y la llevó de nuevo a la habitación.
Su personaje tenía que pensar que la llevaba a repetir lo ocurrido, así que luchó por soltarse. Pero en vez de eso, él le dio una carta.
Esta explicaba de puño y letra de sus padres que ella no era hija legitima. Fue encontraba en el portal de la casa familiar cuando apenas era un bebé, pero ellos la adoptaron y dijeron a todo el mundo que era legitima.
Los vecinos, claro esta, sabían la verdad,pero también guardaron el secreto incluso cuando sus padres fallecieron en el accidente de tráfico. Algunos incluso bromeaban sobre lo mucho que se parecían los dos hermanos.
Laura se dejo caer de rodillas al suelo, como si el hecho de saber la verdad fuera demasiado para ella.
Ya se habían dado pistas sobre ello durante todo el drama, así que la mayoría de los espectadores ya habrían llegado a esa conclusión hacia tiempo. Era una forma de meter al espectador en lo que ocurría en la serie y que se animara a verla.
-¿De...desde cuando lo sabias?-le pregunto a Shin Ho, sin mirarlo, aun haciendo como que releía la carta,que en verdad era un simple papel en blanco.
-Desde siempre en verdad. Tenía casi 6 años cuando te encontramos llorando en la puerta. Sin embargo, nuestros padres no querían que lo supieras a no ser que fuera necesario.
-¿Y....nunca me lo dijiste?.¿Por qué?.¡Me hacías esas cosas sabiendo que no nos unía la sangre y me dejaste en la ignorancia!.¡¿POR QUÉ?!.
-Cuando murieron nuestros padres solo tenias 13 años y yo apenas era mayor de edad. Si se sabía que no eras mi hermana biológica, los asuntos sociales hubieran buscado a tus padres incluso mientras aun llorábamos a los nuestros. Luego...cuando tenias los 16...te vi haciéndote cada vez más hermosa y temía que si sabias la verdad, te marcharías de mi lado con cualquier tipo. Mientras que fuera ``tu hermano´´,tenia el derecho a retenerte conmigo.
Laura se puso en pie y fue decidida hacia el salón, con él corriendo detrás.
-¿A donde vas?-le preguntó Shin Ho, nervioso.
-Me voy de esta casa. He vivido rodeada de mentiras...¿y esperas que me quede aquí?.
Pero cuando hecho mano de la maleta, este la cogió por la muñeca y la volvio hacia él, apretándola contra su pecho con fuerza.
-No puedes dejarme. Eres lo primero y único que ha habido en mi vida desde siempre-le dijo este, con voz sollozante.
Lo hacia tan bien que Laura sintió como se le encogía el corazón dentro del pecho.
-No puedes esperar que acepte todo esto sin más-tuvo que decir ella, tratando de alejarlo.
Pero Kim no cejaba en su abrazo.
-No. No espero eso. Ni tampoco que me perdones ahora mismo por haberte tenido engañada. Pero quiero que entiendas por que lo hice y que no me odies. Quiero tenerte siempre a mi lado, durante el resto de mi vida.
El sonrojo que se extendió por toda ella ante esa frase fue mucho más que notable y ella agradeció que la cámara solo lo estuviera enfocando a él.
-¿Me permitirás la opción de redimirme por lo que hice?-le preguntó este, aun sin soltarla.


Continuará