Páginas vistas en total

jueves, 1 de noviembre de 2012

Los Hermanos del Pecado.Capitulo 4






La mano la sujetaba delicada, pero fuertemente por la muñeca.
Laura no pudo evitarlo, se volvió hacia Kim totalmente enfurecida, más con ella misma que con él, e intentó soltarse de un tirón, pero, incluso medio dormido, él parecía ser más fuerte.
-¿A donde crees que vas?-le preguntó, abriendo los ojos.
-¡¿Cómo hemos podido hacer esto?!-le soltó ella, notando como estaba entrando en pánico, pero sin poder evitarlo.
Kim se incorporó más en la cama, girándose hacia ella aun sin soltarle la muñeca.
-¿Cómo hemos podido hacer esto?-repitió él, entrecerrando los ojos.-Pues haciéndolo. Además, no finjas de este modo. Tú también lo querías, tú también lo has disfrutado.
Sin poder negarlo con palabras, Laura cogió una almohada y empezó a pegarle a Kim con todas sus fuerzas, dejando caer la sabana y mostrando el pecho, pero este rápidamente la cogió por las muñecas y la tapó con su cuerpo, tumbándola en la cama.
-¡¿Quieres quedarte quieta?!-le gritó este.
Pero ella seguía agitándose bajo él, intentando liberarse, presa de un ataque de pánico.
-¡¡¡¿Qué va a pasar si me quedo embarazada?!!!.¡¡¡NO PUEDE SER!!!.¡¡¡ESTO NO PUEDE ESTAR PASANDO!!!.¡¡¡ME NIEGO!!!.¡¡¡SUELTAME!!!.
-¿Qué te niegas?-le dijo este,sonando cabreado.
Le aprisionó las muñecas y la giró en la cama, colándose de nuevo entre sus piernas mientras ella no dejaba de intentar soltarse.
-Te recuerdo que has disfrutado de todo lo que te he hecho hasta ahora.¿Acaso puedes negarlo?-dijo rozando sus dedos por la zona aun húmeda de ella.
Pero cuando oyó como ella sollozaba, se detuvo.
-No puedo...tener un bebé ahora. No así, no aquí.
Kim acabó por soltarla y se alejó de ella, poniéndose de pie en la cama.
-Tú lloras por ello. Pero para mi eso seria el mayor regalo.
Laura abrió los ojos, de los que aun manaban lágrimas, con sorpresa, pero Kim ya había salido del cuarto.
-¡¡¡Corten!!!-gritó el director.
Y los sonidos de vítores se oían incluso dentro del plato cerrado.
-¡Es de las mejores escenas que he visto en mi vida!-gritaba el director. Y muchas gente más gritaba diciendo lo mismo.
Kim volvió a entrar en la habitación,la sacó de la cama dándole un albornoz que solo él sabía de donde había salido, y cogió las sábanas, haciéndolas una pelota entre sus manos.
-¡Qué alguien se deshaga de esto!. Estas sabanas son demasiado resbaladizas y casi fallamos en varios puntos-alegó.
Uno de los ayudantes entró, cogió estas y afirmó que iría a tirarlas en ese mismo instante.
Laura agradeció eso en silencio por que así su perdida solo quedaría entre ellos dos.
Aun así, quedaba el asunto del em....
Un momento. Laura se quedó un segundo congelada, cogiendo su ropa del suelo.
Ella estaba tomando la píldora. Había tenido problemas hormonales, así que el médico se las había tenido que recetar. Se había metido tanto en su personaje y en lo que este le estaba haciendo que se había olvidado por completo de algo tan básico.
Miró a Kim, avergonzada ante el hecho de que había perdido los nervios por algo que no podía ocurrir, pero este solo la estaba mirando de aquella forma tan intensa como solía hacer. Era como si aun se la estuviera comiendo con la mirada.
Ella estaba a punto de salir de allí,pero el director apareció, radiante de felicidad, casi sacandole una costilla a Kim cuando se acercó a este para felicitarle por su actuación dándole un manotazo en la espalda.
-Ahora solo queda la ultima parte del drama. Espero que todos estéis preparados.
Ambos asintieron.
-De acuerdo. Tenemos un par de días de descanso, así que quiero veros de nuevo frescos como una rosa. Descansad bien en estos días.
-Yo tengo que rodar un anuncio-dijo Kim, aun sin apartar los ojos de ella, que solo servia para ponerla cada vez más nerviosa.
Ante aquella mirada se sentía como si aun estuviera desnuda, por mucho que intentara taparse con el albornoz.
-De acuerdo-dijo el director.-Pero intenta no trabajar demasiado duro y descansa cuanto puedas. Los dos lucís bastante agotados. Debe ser que estos personajes absorben mucha energía.
Laura solo sonrió por que no se le ocurrió otra cosa, pero él asintió.
-Si. Realmente se siente como si ya nos hubiéramos fusionado con ellos,¿verdad?-le preguntó a ella.
-S..si-intentó no sonar nerviosa ni tímida ante la situación.-Es muy fácil perderte en el personaje.
El director solo sonreía y asentía feliz, pensando en lo bien que estaba quedando y el tipo de respuesta que tendría el publico.
Sin embargo, Kim se acercó a ella y le murmuró:
-Tengo que hablar contigo cuando acabemos esta serie.
Laura asintió con la cabeza, mirando el suelo sin atreverse a mirarlo a la cara.

Este no solo le había metido mano descaradamente durante todas las sesiones de trabajo, si no que había hecho el amor con ella en un plato cerrado con cámaras grabándolos por todas partes, pensó esta en su pequeño apartamento, escondiendo la cara en un cojín de los que tenía en el blanco sofá sobre el que estaba tumbada.
Si no fuera por la cámaras, jamas hubiera imaginado un mejor modo de tener su primera vez.
Kim Hyun Joong realmente sabía lo que hacia, donde tocar, como presionarla y cuando bajar el ritmo. Había jugado con ella como quería y a ella no le había quedado de otra más que pedir más, pensó sonrojada.
Al recordar los sucesos ocurridos, un exceso de calor le recorrió todo el cuerpo, con una de sus manos cerca ya de su pecho, pero entonces recordó las palabras de él:
``Solo puedes rozarte conmigo. No dejare que hagas nada tú sola,¿entendiste?´´.
No quería ni imaginar el castigo que le impondría si llegaba a enterarse que se había tocado pensando en él.
¿Castigo?. De repente se sintió como si fuera la sumisa de una relación de D&S (Dominación/Sumisión) y escondió más la cabeza en el cojín.
La pequeña mesa que tenía junto al sofá estaba llena de revistas donde hablaban de la serie que pronto lanzarían al aire.
Aun no se acostumbraba a que su cara apareciera en las revistas.
Varias personas la había reconocido cuando andaba por la calle, pero en verdad se notaba la diferencia entre ella en la rueda de prensa(peinada,maquillada y vestida por profesionales) y ella normal vestida de calle.
Tenía que empezar a intentar arreglarse un poco más cuando fuera por la calle.
Después de terminar la serie, tendría que tener más cuidado con su aspecto, encontrar otros empleos y si las cosas iban bien, contratar a un mánager que la ayudara con los contratos.
Sin embargo, se sintió algo triste ante la idea de que pronto terminarían de rodar y que ya no vería a Kim más a no ser que se lo encontrara por los pasillos de la empresa.
Se dijo a si misma que no podía permitirse algo tan tonto como enamorarse de él, que aquello solo era trabajo y que este tenía los días contados.
Pero aun así pensó en las cosas que este le había hecho.
¿En serio todo eso solo había sido por el drama?.¡Era imposible!.....¿no?.
Soltó un hondo suspiro e hizo la cabeza para atrás hasta quedarse mirando el techo, deseando que los días de descanso se acabaran de una buena vez.

Después de los 2 días, volvían estar en plató.
La escena continuaría por donde se habían quedado.
Laura tendría que ir a su cuarto vistiendo una camisa de Kim que había dejado en el suelo e ir a su cuarto aun sollozando, recoger su ropa y meter todo lo posible en una maleta antes de que el hermano volviera a casa, escapando de allí.
Eso fue sencillo. Tenía la capacidad de llorar siempre que lo creía necesario, así que el recoger su ropa y ponerse algo decente antes de salir de allí fue un valle de lágrimas y sollozos.
El problema fue cuando se fundió del todo con su personaje al ver entrar por la puerta a Kim cuando ella había estado a punto de salir con la maleta detrás de ella.
Ambos se miraron sorprendidos durante unos instantes, pero la expresión de él pronto se ensombreció.
-¿Pensabas irte a algún lado?-le dijo este, acercándose a ella amenazadoramente.
-Ten...tengo que...irme de aquí-dijo ella, retrocediendo al mismo que soltaba la maleta y esta hacia un ruido sordo al chocar con el suelo.-Lo que me hi....lo que hicimos...no se puede repetir.
-¿Y se puede saber por que no?. Los dos somos libres de hacer lo que queramos entre estas paredes. Nadie puede molestarnos aquí-dijo este, extendiendo un brazo hacia ella, pero Laura retrocedió.
-Lo que hicimos fue una aberración, algo que jamás se podrá repetir. Si realmente fuera valiente, me hubiera matado por ….eso, pero no lo soy. Dejame irme.
El enfado en este se hizo más patente.
-¿Aberración?. ¿Llamas a lo que hicimos aberración?. Pensaba que era una muestra de amor.
-¡FUE UNA ABERRACIÓN, ALGO QUE JAMÁS DEBIÓ DE PASAR!-gritó ella, dejando que unas lágrimas corrieran por sus mejillas.-Papá y mamá...se moriría de nuevo...si supieran lo que....hicimos.
Este la agarró del brazo y la llevó de nuevo a la habitación.
Su personaje tenía que pensar que la llevaba a repetir lo ocurrido, así que luchó por soltarse. Pero en vez de eso, él le dio una carta.
Esta explicaba de puño y letra de sus padres que ella no era hija legitima. Fue encontraba en el portal de la casa familiar cuando apenas era un bebé, pero ellos la adoptaron y dijeron a todo el mundo que era legitima.
Los vecinos, claro esta, sabían la verdad,pero también guardaron el secreto incluso cuando sus padres fallecieron en el accidente de tráfico. Algunos incluso bromeaban sobre lo mucho que se parecían los dos hermanos.
Laura se dejo caer de rodillas al suelo, como si el hecho de saber la verdad fuera demasiado para ella.
Ya se habían dado pistas sobre ello durante todo el drama, así que la mayoría de los espectadores ya habrían llegado a esa conclusión hacia tiempo. Era una forma de meter al espectador en lo que ocurría en la serie y que se animara a verla.
-¿De...desde cuando lo sabias?-le pregunto a Shin Ho, sin mirarlo, aun haciendo como que releía la carta,que en verdad era un simple papel en blanco.
-Desde siempre en verdad. Tenía casi 6 años cuando te encontramos llorando en la puerta. Sin embargo, nuestros padres no querían que lo supieras a no ser que fuera necesario.
-¿Y....nunca me lo dijiste?.¿Por qué?.¡Me hacías esas cosas sabiendo que no nos unía la sangre y me dejaste en la ignorancia!.¡¿POR QUÉ?!.
-Cuando murieron nuestros padres solo tenias 13 años y yo apenas era mayor de edad. Si se sabía que no eras mi hermana biológica, los asuntos sociales hubieran buscado a tus padres incluso mientras aun llorábamos a los nuestros. Luego...cuando tenias los 16...te vi haciéndote cada vez más hermosa y temía que si sabias la verdad, te marcharías de mi lado con cualquier tipo. Mientras que fuera ``tu hermano´´,tenia el derecho a retenerte conmigo.
Laura se puso en pie y fue decidida hacia el salón, con él corriendo detrás.
-¿A donde vas?-le preguntó Shin Ho, nervioso.
-Me voy de esta casa. He vivido rodeada de mentiras...¿y esperas que me quede aquí?.
Pero cuando hecho mano de la maleta, este la cogió por la muñeca y la volvio hacia él, apretándola contra su pecho con fuerza.
-No puedes dejarme. Eres lo primero y único que ha habido en mi vida desde siempre-le dijo este, con voz sollozante.
Lo hacia tan bien que Laura sintió como se le encogía el corazón dentro del pecho.
-No puedes esperar que acepte todo esto sin más-tuvo que decir ella, tratando de alejarlo.
Pero Kim no cejaba en su abrazo.
-No. No espero eso. Ni tampoco que me perdones ahora mismo por haberte tenido engañada. Pero quiero que entiendas por que lo hice y que no me odies. Quiero tenerte siempre a mi lado, durante el resto de mi vida.
El sonrojo que se extendió por toda ella ante esa frase fue mucho más que notable y ella agradeció que la cámara solo lo estuviera enfocando a él.
-¿Me permitirás la opción de redimirme por lo que hice?-le preguntó este, aun sin soltarla.


Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario